+34.630.088.175 hola@iridiocomunicacion.com

Marketing Digital – Comunicación y Branding – Consultoría y Estrategia – 

La comunicación digital es un proceso complejo que requiere adaptar el mensaje y el tono a los diferentes canales y formatos disponibles. No es lo mismo escribir un correo electrónico que un tuit, ni dirigirse a un cliente que a un colega. Por eso, es importante tener en cuenta algunos aspectos clave a la hora de comunicarse en el entorno digital:

– El objetivo: ¿Qué queremos conseguir con nuestro mensaje? ¿Informar, persuadir, entretener, educar? El objetivo determina el contenido y el tono de nuestra comunicación. Por ejemplo, si queremos informar sobre un nuevo producto o servicio, tendremos que usar un tono formal y objetivo, dando datos relevantes y veraces. Si queremos persuadir a nuestro público para que compre o contrate algo, tendremos que usar un tono más emocional y persuasivo, destacando los beneficios y las ventajas de nuestra oferta. Si queremos entretener a nuestro público con contenido divertido o interesante, tendremos que usar un tono más informal y creativo, buscando captar su atención y generar engagement. Si queremos educar a nuestro público sobre algún tema o habilidad, tendremos que usar un tono didáctico y pedagógico, explicando los conceptos de forma clara y sencilla.

– El público: ¿A quién nos dirigimos? ¿Qué características tiene nuestro receptor? ¿Qué necesidades, intereses, preferencias y expectativas tiene? El público condiciona el lenguaje y el estilo de nuestra comunicación. Por ejemplo, si nos dirigimos a un público joven, tendremos que usar un lenguaje más coloquial y actual, usando expresiones o referencias culturales que les resulten familiares. Si nos dirigimos a un público profesional, tendremos que usar un lenguaje más técnico y especializado, usando términos o conceptos propios de su sector o actividad. Si nos dirigimos a un público general, tendremos que usar un lenguaje más neutro y accesible, evitando el uso de jergas o tecnicismos que puedan dificultar la comprensión.

– El canal: ¿Dónde vamos a publicar nuestro mensaje? ¿Qué características tiene el medio elegido? ¿Qué limitaciones y ventajas ofrece? El canal influye en el formato y la extensión de nuestra comunicación. Por ejemplo, si vamos a publicar nuestro mensaje en una red social como Twitter, tendremos que adaptarnos al límite de 280 caracteres por tuit, usando frases cortas y concisas, emojis o hashtags para reforzar el mensaje. Si vamos a publicar nuestro mensaje en una plataforma como YouTube, tendremos que aprovechar las posibilidades del vídeo para transmitir nuestro mensaje de forma más dinámica y visual, usando imágenes, sonidos o efectos para crear una experiencia más inmersiva. Si vamos a publicar nuestro mensaje en un blog o una web, tendremos que tener en cuenta las características del SEO (Search Engine Optimization) para optimizar nuestro mensaje para los motores de búsqueda, usando palabras clave, enlaces o etiquetas para mejorar el posicionamiento.

– El formato: ¿Cómo vamos a presentar nuestro mensaje? ¿Qué recursos vamos a utilizar? ¿Texto, imagen, audio, vídeo? El formato afecta a la estructura y el diseño de nuestra comunicación. Por ejemplo, si vamos a presentar nuestro mensaje en formato texto, tendremos que cuidar la ortografía, la gramática y la puntuación para evitar errores que puedan restar credibilidad o dificultar la lectura. También tendremos que organizar el texto en párrafos con una idea principal cada uno, usando títulos, subtítulos o listas para facilitar el escaneo. Si vamos a presentar nuestro mensaje en formato imagen, tendremos que elegir imágenes de calidad y adecuadas al contexto y al objetivo de nuestra comunicación. También tendremos que usar colores, tipografías o elementos gráficos que reflejen nuestra identidad visual y transmitan el mensaje deseado. Si vamos a presentar nuestro mensaje en formato audio o vídeo,

tendremos que cuidar la calidad del sonido y la iluminación para evitar ruidos o sombras que puedan distraer o molestar al receptor. También tendremos que usar una voz clara y expresiva o una música adecuada al tono de nuestra comunicación.

Teniendo en cuenta estos aspectos, podemos adaptar nuestro mensaje y nuestro tono a los diferentes canales y formatos digitales, buscando siempre la coherencia, la claridad, la precisión y la relevancia de nuestra comunicación.

Contacto

Déjanos tu consulta y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

9 + 4 =

Abrir chat
1
Bienvenido a Iridio Comunicación 🟡
¿en qué podemos ayudarte?