+34.630.088.175 hola@iridiocomunicacion.com

Diseño y creatividad - Comunicación y Branding - Marketing Digital

El email marketing es una de las estrategias más efectivas para comunicarse con los clientes, generar confianza y fomentar la lealtad. Sin embargo, no basta con enviar correos electrónicos sin un objetivo claro y sin una planificación adecuada. Para diseñar una campaña de email marketing que genere engagement y fidelización, se deben seguir estos pasos:

– Definir el público objetivo: se trata de segmentar la base de datos de los suscriptores según sus características, intereses, comportamientos y necesidades. De esta forma, se pueden enviar mensajes personalizados y relevantes que capten su atención y los inciten a la acción. Para definir el público objetivo, se pueden utilizar criterios como la edad, el género, la ubicación, el nivel de ingresos, el nivel educativo, el tipo de industria, el cargo, el tamaño de la empresa, el historial de compras, el nivel de satisfacción, etc. También se pueden crear buyer personas, que son perfiles ficticios que representan a los clientes ideales de la marca. Así, se puede conocer mejor a los usuarios y adaptar el contenido a sus necesidades y expectativas.

– Establecer los objetivos: se deben definir los resultados que se esperan obtener con la campaña, como por ejemplo aumentar el tráfico web, generar ventas, mejorar la reputación de la marca, etc. Los objetivos deben ser específicos, medibles, alcanzables, relevantes y temporales (SMART). Por ejemplo, un objetivo SMART podría ser: aumentar en un 10% las ventas de un producto determinado en los próximos tres meses. Los objetivos deben estar alineados con la estrategia general de marketing y con la misión y visión de la marca. Además, se deben establecer las métricas que se utilizarán para medir el éxito de la campaña y los criterios que se emplearán para evaluar el rendimiento.

– Crear el contenido: se debe redactar el asunto, el cuerpo y el pie del correo electrónico con un lenguaje claro, directo y persuasivo. El contenido debe aportar valor al usuario, resolver sus dudas, ofrecer soluciones y crear una conexión emocional. Además, se debe incluir un llamado a la acción (CTA) que indique al usuario qué hacer a continuación, como por ejemplo visitar una página web, descargar un recurso, comprar un producto, etc. El asunto es el primer elemento que ve el usuario al recibir el correo electrónico y debe ser capaz de despertar su interés y motivarlo a abrirlo. Para ello, se puede utilizar una pregunta, una cifra, una promesa o una urgencia. El asunto debe ser breve (no más de 50 caracteres), original y relevante para el usuario. El cuerpo es la parte principal del correo electrónico y debe contener el mensaje que se quiere transmitir al usuario. El cuerpo debe ser coherente con el asunto, estructurado en párrafos cortos y con subtítulos que faciliten la lectura. El cuerpo debe tener un tono adecuado al público objetivo y a la imagen de la marca. El cuerpo debe incluir elementos visuales como imágenes, vídeos o infografías que complementen el texto y lo hagan más atractivo. El pie es la parte final del correo electrónico y debe contener información adicional como los datos de contacto de la marca, los enlaces a las redes sociales o las opciones de suscripción o baja.

– Diseñar el formato: se debe elegir un diseño atractivo y profesional que se adapte a todos los dispositivos y que facilite la lectura. Se deben utilizar imágenes, colores, tipografías y elementos visuales que reflejen la identidad de la marca y que armonicen con el contenido. También se debe cuidar el aspecto técnico, como por ejemplo el tamaño del archivo, la velocidad de carga, la compatibilidad con los distintos clientes de correo, etc. Para diseñar el formato del correo electrónico se pueden utilizar plantillas prediseñadas o herramientas online que permitan crear diseños personalizados. Se debe tener en cuenta que algunos elementos visuales pueden no mostrarse correctamente en algunos dispositivos o clientes de correo por lo que se debe incluir un texto alternativo que describa lo que contienen. También se debe incluir un enlace para ver el correo electrónico en una versión web en caso de que no se pueda visualizar correctamente.

– Programar el envío: se debe determinar la frecuencia, el día y la hora más adecuados para enviar los correos electrónicos según el comportamiento y las preferencias de los usuarios. Se puede utilizar una herramienta de automatización que permita programar los envíos con antelación y que envíe los mensajes en función del ciclo de vida del cliente o de sus acciones previas. La frecuencia del envío depende del tipo de contenido que se envíe y del objetivo que se persiga. Se debe evitar enviar correos electrónicos con demasiada frecuencia para no saturar al usuario y provocar que se dé de baja o que ignore los mensajes. También se debe evitar enviar correos electrónicos con poca frecuencia para no perder el contacto con el usuario y que se olvide de la marca. Lo ideal es encontrar un equilibrio entre la cantidad y la calidad de los envíos. El día y la hora del envío también influyen en el éxito de la campaña. Se debe elegir el momento en el que el usuario esté más receptivo y dispuesto a abrir y leer el correo electrónico. Para ello, se puede realizar un análisis previo del comportamiento de los usuarios o realizar pruebas A/B que permitan comparar diferentes opciones y elegir la más efectiva.

– Medir los resultados: se debe analizar el rendimiento de la campaña mediante indicadores como la tasa de apertura, la tasa de clics, la tasa de conversión, la tasa de rebote, el retorno de la inversión (ROI), etc. Estos datos permiten evaluar si se han cumplido los objetivos establecidos y detectar las fortalezas y las debilidades de la campaña. Así, se pueden realizar ajustes y mejoras para optimizar las futuras campañas. Para medir los resultados se pueden utilizar herramientas como Google Analytics, Mailchimp o Hubspot que permiten obtener informes detallados sobre el comportamiento de los usuarios y el impacto de la campaña. También se puede solicitar feedback directo a los usuarios mediante encuestas o formularios que permitan conocer su opinión y satisfacción con respecto a la campaña.

Contacto

Déjanos tu consulta y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

12 + 6 =

Abrir chat
1
Bienvenido a Iridio Comunicación 🟡
¿en qué podemos ayudarte?